viernes, 3 de octubre de 2014

El Camino del Héroe Emprendedor, 3ª Parte


Regresando al mundo para compartir nuestro Don Único


Hemos examinado el cambio de paradigma económico que está dando lugar al actual fenómeno masivo de emprendimiento, y repasado, en el post anterior, la figura del Héroe Emprendedor, que es aquel que comparte con el mundo el Don Único, o sea, una habilidad, talento o maestría, que le convierte en alguien único; y lo hace con el propósito de contribuir a mejorar el mundo, recibiendo a cambio una retribución económica que le permite vivir de ello. 




Como Héroe de su propia vida, el Emprendedor ha de enfrentarse y derrotar a sus propias dudas, sus creencias limitantes y los miedos que le hacen retroceder en el camino, además de aprender a trabajar codo con codo con su propia Sombra. Esta es la Vía Interna del Camino del Héroe Emprendedor.
A continuación vamos a seguir la senda de la Vía Externa, es decir, examinaremos los principales requisitos para triunfar en nuestro emprendimiento, desde la perspectiva de las acciones prácticas que hemos de realizar fuera de nosotros mismos, en el mundo de todos los días, que es, por otra parte, un fiel espejo de nuestro propio mundo interior.
Hay 7 Claves o Requisitos fundamentales e imprescindibles que has de tener para emprender con éxito, y son los siguientes:

1º. Marca Personal. Es una Idea, y como consecuencia un Sentimiento que el público asocia contigo y con tu producto o servicio, diferenciándote del resto, o sea, de la competencia. 




Por ejemplo: BMW, una marca de automóviles y motocicletas; son vehículos rápidos y potentes; ingeniería alemana = Fiabilidad. Transmite un Sentimiento -al menos para mí- de Seguridad. Puedo ir donde quiera, rápidamente, sin preocuparme de las condiciones meteorológicas o de una avería mecánica. En caso de accidente es un vehículo muy resistente, testado, y por tanto seguro.
La pregunta que has de hacerte es esta: ¿Qué idea o Sentimiento asocia el público conmigo?
Toda Marca Personal va emparejada con un Producto o Servicio; y tú ofreces uno que es único, y despierta un Sentimiento específico y positivo en la gente; esto es fundamental, porque cuando hay un buen Sentimiento hacia tu Marca Personal significa que estás aportando una Solución a los problemas de otras personas. ¡Es tu Don Único mejorando el mundo!

2º. Público Objetivo o Meta. ¿A quién le puedes aportar una solución eficaz para resolver sus necesidades y/o problemas? Esas son las personas que te van a buscar, y que van a retribuirte por tu trabajo, porque nadie puede ayudarles mejor que tú. 





Por ejemplo: ¿Quiénes están especialmente necesitados de mantener un equilibrio emocional en su relación consigo mismo y con el entorno, mientras están descubriendo todas sus posibilidades como personas, a la vez que se asoman a un mundo desafiante, frecuentemente hostil, lleno de oportunidades a la vez que de trampas..?
Y todo ello conviviendo y/o dependiendo de una familia que en demasiadas ocasiones no sabe comprenderles ni aún menos apoyarles eficazmente. ¡Los Adolescentes!
En este caso, si eres Educador, Psicólogo, Terapeuta, o Coach, especializado en trabajar con jóvenes de 14 a 21 años, ellos son tu Público Objetivo o Meta.

3º. Formación en Marketing. ¡Esto es básico e imprescindible! Es como un soldado que va a la guerra... ¡Ha de saber manejar correcta y eficazmente las armas que tiene a sus disposición! O será herido, o hecho prisionero, y en el peor de los casos morirá, y en los tres casos rápidamente.
Nuestra sociedad, nuestras calles, empresas y organizaciones son un auténtico campo de batalla, cruel y despiadado en muchas ocasiones.


Hoy en día hay que saber vender, es una habilidad fundamental, y vender es saber comunicar a tu público objetivo la solución que tú tienes para sus problemas y necesidades.
La habilidad para vender está íntimamente relacionada con la vocación de servir, y la capacidad para escuchar y empatizar, es decir, de ponerse en el lugar, a tus clientes, y recuerda que nada sirve que hayas identificado a tu Público Objetivo si no eres capaz de llegar hasta ellos.

4º. Tribu de Seguidores. ¡Ellos son tu mejores aliados! Y has de cuidarlos como a tales. Pero, ¿qué es una Tribu de Seguidores? Es fácil de explicar: Al igual que un escritor tiene a sus lectores y un cantante a sus fans, tú has de tener a un grupo de personas que estén encantados contigo y con tu producto o servicio, que hablen de ti a sus amigos y conocidos, pendientes de cualquier noticia o novedad sobre tu trabajo. 

 


Muchas veces no serán ellos quienes compren tus productos o tus servicios, y sin embargo, con toda seguridad, sí serán los que te pondrán en contacto con las personas que están dispuestas a pagar por el trabajo que tú realizas.
Son la punta de lanza de tu estrategia de marketing, y además te perdonarán por los errores que pocos clientes pasarían por alto, y te serán fieles por mucho tiempo, o para toda la vida...
Y si no tuvieras una Tribu de Seguidores el comenzar tu Emprendimiento, al menos has de tener una Red de Contactos que te permita seleccionar a aquellos que se convertirán en tus Seguidores, y además llegar hasta el mayor número de personas posibles.
Y aquí aparece la Regla de los 6 Puntos: Si tienes un conocido que conoce a otra persona, que a su vez conoce a otra, y así sucesivamente hasta contar 6 personas, ¡puedes llegar a cualquier persona en el mundo! 
 



¡Es magnífico! Y sorprendente, ¿no crees? Sin embargo, es verdad, hay estudios que lo demuestran, así que aprovechémoslo.

5º. Entorno Fértil. Si quieres plantar hortalizas no irías a un desierto, ¿verdad? Porque necesitarías miles -o millones- de semillas- años de trabajo, y seguramente no verías resultados, o al menos resultados que valieran la pena.





A pesar de las excepciones que marcan esta regla, hay entornos adecuados, o sea fértiles, para tu emprendimiento, y otros que no lo son, por lo menos en este momento; puede que lo sean en el futuro, o quizás lo fueron en el pasado, pero ahora no lo son, y eso es lo que has de tener claro.
La mejor manera de expresarlo es esta: ¡Sé la persona adecuada, en el lugar adecuado y en el momento adecuado!
Esta es la ecuación más sencilla que conozco para triunfar; si falla uno de los términos, el resultado será un aprendizaje, pero no el éxito que buscas.
Por tanto, para obtener el mejor rendimiento de tu tiempo, tu esfuerzo y tu ilusión, y la de aquellos que te apoyan en tu camino, examina el entorno en donde te mueves, y si no es el adecuado para ti y tu emprendimiento, recuerda que no eres un árbol, ¡y cámbialo por uno mejor!

6º. Patrocinador. Y posiblemente no sea lo que estás pensando... Hoy en día creemos que el patrocinador es aquella persona, institución u organización que aporta el dinero para que un proyecto salga adelante.
En su significado original, el Patrocinador es una persona -o también un grupo u organización- capaz de ver el potencial de tu idea y de ti mismo como emprendedor, y en algunos casos, además poner los medios para que se haga realidad.




Un Patrocinador es alguien que cree en ti y en tu producto o servicio, tanto ¡o incluso más que tú mismo! Puede abrir puertas que para ti permanecerían cerradas y apoyarte con su propia Marca Personal mientras la tuya va ganando la fuerza suficiente para brillar por si sola.
Y no solamente esto... Él o ella -o ellos- poseen el conocimiento y la experiencia que tú aún no tienes y la ponen a tu disposición para que la utilices a tu favor.
Puedes emprender sin un Patrocinado apoyándote, pero si lo haces así, seguramente habrás de trabajar mucho más, y durante mucho más tiempo, realizando una mayor inversión económica; en definitiva, pagarás un precio mucho más alto para que tu Emprendimiento alcance su objetivo.
Ten confianza, y recuerda, nadie ha llegado nunca solo a ningún lugar que merezca la pena. Siempre han ido acompañados, y en alguna parte, seguro que hay alguien que cuando sepa de tu Emprendimiento creerá con fuerza en ti y apostará por vuestro éxito.

7º. Capacidad Económica. ¡El dinero es energía! Por muy buenas que sean tus ideas o propuestas, por muy bueno que seas como profesional, si no tienes energía para poner -y mantener- en marcha tu Emprendimiento, todo quedará en nada...




Será como un brillante avión supersónico sin combustible para su motor, no podrá volar, ni siquiera despegar del suelo.
Es necesario que dispongas de una capacidad económica que te permita hacer funcionar tus ideas, y además te garantice unos ingresos mínimos para que puedas subsistir, durante al menos, según dicen los expertos, de 2 a 5 años; esa será tu red de seguridad.




El dinero puede ser propio o aportado por otras personas o instituciones, como un préstamo, una subvención, un premio a una idea ganadora, una apuesta por ti y tu proyecto por parte de alguien que pueda permitírselo, etc.
Asegura bien este punto, demasiados buenos emprendedores y sus proyectos han caído por el camino por carecer de medios económicos suficientes, y recuerda que un Emprendimiento es ante todo una Carrera de Fondo o Gran Fondo, y si quedas sin aire, se acabó...

¡Muy bien! Esto ha sido todo, por el momento... Estas enseñanzas que he compartido contigo son fruto de mis propias experiencias como Emprendedor, y también de la experiencia y sabiduría de amigos míos que han emprendido con éxito y lo están disfrutando.
Y antes de irme, quiero obsequiarte con un pequeño regalo, un vídeo de homenaje a todos los Emprendedores y Emprendedoras que día a día, paso a paso, ponen su granito de arena para hacer de nuestro mundo un lugar mejor en donde vivir:





¡Ánimo, que el mundo pertenece a los Valientes! Y recuerda que emprender merece la pena.

Si no has leído los posts anteriores, aquí tienes los links:

No hay comentarios:

Publicar un comentario