domingo, 3 de mayo de 2015

Los Valores del Héroe


El Héroe como Modelo para la Educación


Los Seres Humanos somos imitadores por naturaleza; cuando somos bebés y aún niños, imitamos todo comportamiento que observamos a nuestro alrededor para aprender cómo comportarnos, cómo hablar, y cómo hacer cualquier tarea que se nos ponga por delante, para de este modo saber cómo manejarnos por la vida.




Este es un paso básico y fundamental en nuestra educación, y precisamente la palabra educación viene del latín “Educire,” que significa “Sacar de dentro.”
Si no dispusiéramos de un modelo para imitar, seríamos incapaces de despertar y ejercitar nuestra propia habilidades innatas, al igual que un animal cazador, como un león o un lince, que habiendo vivido toda su vida en cautividad, si son liberados en la naturaleza se muestran incapaces de sobrevivir como cazadores, porque su instinto de caza permanece latente, y en consecuencia ellos no saben desempeñarse como tales.




¡Y podemos ir aún más lejos! Emulando a una persona podemos adaptar su hacer a nuestra propia forma de ser, y de esta manera mantener íntegra nuestra Individualidad.
El antropólogo rumano Mircea Elíade, quien fue catedrático en la universidad de La Sorbona de París, consideraba al Mito, un conjunto de Arquetipos actuando como los personajes de una historia en la cual todos son partícipes y/o protagonistas, como un Modelo Ejemplar de desempeño para los hombres y mujeres de todas las culturas. Y lo explicaba con las siguientes palabras:

"La caballería, los oficios, los clérigos, los campesinos… Adoptan un Mito de Origen de su condición o su vocación y se esfuerzan por imitar un modelo ejemplar.”



Este Mito de Origen era protagonizado por un dios o una diosa, y también por héroes y heroínas, o personajes legendarios.
A partir de ahí en adelante, el desempeño ejemplar que ellos habían enseñado era seguido por todas las generaciones siguientes, pues atendiendo a la calidad de los personajes que lo habían protagonizado -seres divinos y héroes- era considerado un modelo perfecto.




A este acto de emulación, Mircea Elíade lo llamaba “Imitatio Dei,” o “Imitación de lo Divino.”
Aquí puedes saber un poco más sobre el Mito y el Arquetipo:

Y toda profesión o actividad humana esencial para la vida tenía su correspondiente Mito de Origen; por poner un ejemplo, el Deporte y la competición deportiva:

En la actualidad, y desde finales de los años 70´la PNL (Programación Neuro Lingüística) nos habla del modelado como una técnica fundamental para lograr desempeños de éxito en nuestra vida personal y profesional.
A propósito de esto, y en la misma línea de lo que Mircea Elíade llamó “Imitatio Dei,” explica Rafael Echevarría, en su libro “Ontología del lenguaje,” cómo en la antigüedad, antes de la invención del alfabeto, cuando las enseñanzas se transmitían oralmente y los poetas educaban a la gente, los mitos se utilizaban como modelo ejemplar para enseñar a las personas acerca de las virtudes, pero no de una forma teórica y académica, sino a través de las acciones de los Héroes de los Mitos, como Heracles, Ulises, Teseo... Y tantos otros como en el mundo han habido. En sus propias palabras:

"Los poetas, los responsables entonces de la educación, cumplían con su función de enseñar relatando historias épicas o fábulas, narraciones sobre acciones realizadas por humanos, héroes y dioses. De esta forma, se sabía lo que era la piedad, el amor o la perfidia a través de las acciones realizadas por los personajes de esas historias.
Por ejemplo, se accedía a la sabiduría obrando a la manera de aquéllos a quienes la comunidad, a través de estos relatos, como en el caso de Ulises, consideraba sabios. Se aprendía la valentía obrando según aquellos que la comunidad, en sus historias, consideraba valientes, como Aquiles.”




Los Héroes son ejemplo vivo de Valores dignos de imitar, así como necesarios para un desempeño correcto y exitoso en la desafiante aventura que representa nuestra vida.
Los Valores Personales son nuestras Creencias referentes a todo aquello a lo que le damos importancia.
Se hacen reales cuando los llevamos a la práctica en nuestro desempeño personal y profesional, es decir, cuando nos realizamos a través de ellos.
Los Valores son el motor que pone en marcha e impulsa todas y cada una de nuestras acciones en la vida.



 
Y Joseph Campbell, el principal divulgador del Arquetipo del Camino del Héroe en nuestro mundo contemporáneo, nos enseñó la importancia de las acciones de quienes nos precedieron en nuestro viaje heroico, fundamental para contar con un modelo ejemplar, fiable y constatado, para llegar a nuestro destino.
Y lo explicó con las siguientes palabras:

"Por lo demás, ni siquiera tenemos que aventurarnos solos, pues los héroes de todos los tiempos lo han hecho antes que nosotros. El laberinto es exhaustivamente conocido.
Sólo debemos seguir la huella del paso del héroe, y donde habíamos pensado hallar una abominación, encontraremos un dios. Y donde habíamos pensado matar a otro, nos mataremos a nosotros mismos. Donde habíamos pensado viajar hacia el exterior, llegaremos al centro de nuestra propia existencia. Y donde habíamos creído estar solos, estaremos con todo el mundo.”





¡Sigamos pues la huella del Héroe y convirtámonos en la Mejor Versión de nosotros mismos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada