domingo, 9 de noviembre de 2014

Las Enseñanzas de Tánatos


La Muerte como Maestra de Vida

Recientemente hemos celebrado el Día de Muertos, una festividad muy importante en muchos países del mundo.
Esta es una celebración muy antigua, pues hace más de 2.000 años los antiguos celtas, quienes habitaban buena parte de los territorios de las actuales España, Francia y Reino Unido, observaban este día, llamado de “Samhaim” o “Sawen,” en el cual los muertos y los vivos podían volver a entrar en comunión. Este acontecimiento sagrado marcaba el principio del año en el calendario celta. 

 


En México pervive con fuerza el culto a la “Santa Muerte” como herencia mexica-cristiana, un sincretismo basado en un antiguo ritual prehispánico.




En los países anglosajones, la fiesta de “Halloween” es seguida por niños y adultos desde hace siglos; festividad por otra parte, basada en la celebración celta del Samhain o Sawen precristianos.
La Muerte es la otra cara de la Vida Una... Vida y Muerte, Muerte y Vida son dos en una, interdependientes y cómplices de nuestro destino, y no pueden existir la una sin la otra.
Todos nos hemos preguntado al menos una vez si hay vida después de la muerte... Pero la pregunta más importante es:




Demasiadas personas viven sus propias vidas huyendo de La Muerte, y aún huyendo de la misma Vida, es decir, de la oportunidad de vivir la vida en plenitud, con toda su felicidad y todo su dolor, sin darle la espalda a nada, asumiendo todas las vicisitudes y experiencias como una copa de licor fuerte, dulce y amargo a la vez.
Las antiguas culturas, y todavía hoy en día los pueblos que aún conservan sus viejas tradiciones sagradas, testigos de un tiempo en el cual la Humanidad vivió en armonía con la Madre Naturaleza, respetaron a La Muerte como un elemento más de la Vida Una, venerándola como a una sabia Maestra para la Vida, cuyos consejos y advertencias siempre fueron acertados.
En la Mitología Griega encontramos a La Muerte en la figura de la diosa Tánatos, quien con su dulce toque reclamaba las Almas de los hombres y mujeres, para quienes el tiempo de vida y experiencia había concluido, comenzando el siempre necesario periodo de descanso en el oscuro Inframundo, conocido como el Hades.





Así también morimos cada uno de nosotros al llegar la noche y abandonarnos a un sueño tranquilo y reparador, y por ello el hermano de Tánatos se llamaba Hypnos, que en griego significa Sueño.”




  
Los avances de la ciencia médica, y su creciente sensibilización hacia el sufrimiento de los enfermos, han fructificado en el nacimiento de una rama especializada de la medicina, para acompañar en sus últimos momentos de vida a aquellos que saben que van a morir en un plazo de tiempo corto y conocido: La Tanatología.
De a Sabiduría Atemporal, los descubrimientos de la Tanatología, y mi propia experiencia personal, he aprendido lecciones muy valiosas sobre La Muerte como Maestra de Vida, que a continuación voy a compartir contigo:

1ª Enseñanza: ¡Vive el Ahora, el Presente es lo único que realmente importa! Así es, solamente podemos gozar -o sufrir- el Presente, porque el Pasado ya fue, y el Futuro aún no es.





 
Para tomar conciencia de ello, te invito a realizar un ejercicio muy sencillo, y a la vez muy clarificador:

Relájate, concéntrate e imagina que tu vida va a acabar dentro de un tiempo prefijado, por ejemplo 6 meses. Vive la situación, ¡siéntela plenamente! Tienes solamente 6 meses de vida por delante, ni un segundo más... 
 
- ¿Seguirías viviendo como hasta ahora?
- En estos momentos, ¿qué importancia tendría tu pasado?
- ¿Qué cambiarías de tu vida, sabiendo que esta termina dentro de 6 meses?
- ¿Realmente habría algún obstáculo, circunstancia o persona, que te pudiera impedir vivir con plenitud, sin autoengaños ni renuncias, este último y breve periodo de tu vida?

Ahí quedan estas preguntas para que reflexiones. Recuerda que esta hipotética situación, u otra análoga, puede presentarse en cualquier momento, porque nadie sabemos realmente cuándo vamos a morir...
En relación a esta poderosa enseñanza quiero compartir contigo este texto, tomado del libro “Viaje a Itxlan,” donde el Nagual Don Juan Matus le muestra a su discípulo Carlos Castaneda, como nuestros fracasos y los juicios que hacemos de ellos y de otras experiencias dolorosas y limitantes, carecen de cualquier importancia real ante la presencia de La Muerte:

"Cada que sientas que todos tus esfuerzos han sido inútiles y que estás a punto de ser derrotado para siempre, vuélvete hacia tu muerte y pregúntale si estás en lo cierto; ella te dirá que te equivocas, que nada importa en realidad más que su toque; su respuesta será: Todavía no te he tocado.”




  
En Coaching llamamos Reencuadre a la acción de enfocar una situación desde una perspectiva mas objetiva, instructiva y empoderante.

2ª Enseñanza: ¡Atrévete a hacer realidad tus Sueños! ¡Vive la Vida que realmente deseas! Es nuestro legítimo derecho, aunque nuestro condicionamiento nos haya hecho creer que la Felicidad de una vida vivida en plenitud es un privilegio para unos pocos afortunados.




Con demasiada frecuencia desaprovechamos las oportunidades para VIVIR LA VIDA CON MAYÚSCULAS por no sentirnos merecedores de ello, por miedo a qué dirán los demás, por no querernos hacernos responsables de nuestra propia felicidad, prefiriendo en cambio sobrevivir como víctimas de las circunstancias adversas y así no abandonar nuestra zona de comodidad. Etc, etc...
La psicóloga y tanotóloga Elisabeth Kübler-Ross, quien como profesional acompañó a más de 20.000 pacientes en sus últimos momentos de vida, concluyó que en esta última fase de su existencia, todas las personas, independientemente de su nacionalidad, educación, condición social, edad, creencias religiosas -o agnosticismo- su genero, y el motivo de su situación terminal, coincidían en arrepentirse por:

  • No haber tenido el valor de vivir una vida fiel a mí mismo, y no una vida para complacer a los demás.”
  • Habría querido no trabajar tanto y tan duro, y compartir más tiempo con mi familia y el resto de mis seres queridos.”
  • ¡Ojalá hubiera tenido el valor de expresar mis sentimientos a los demás, sin guardarme nada para mi!”
  • Me gustaría haber cuidado mejor mis amistades, manteniendo el contacto con mis amigos.”
  • Realmente yo quería ser feliz, pero renuncié a ello sin darme cuenta...”


Elisabeth Kübler-Ross


Algunas personas también confesaron que estaban profundamente dolidas por “las cosas que no me atreví a hacer, por miedo, por pereza o por las opiniones de otros, y ahora se que he perdido cualquier oportunidad para hacerlas. Me arrepiento de eso, pero no de las cosas que hice y no salieron como yo quería...”

Y por último, aquí tienes la 3ª Enseñanza: ¡No te tomes la vida demasiado en serio, ni a ti mismo tampoco! Porque de todas maneras no saldrás vivo de esta...




Un poco de buen humor siempre es saludable, porque alivia la tensión y ayuda relativizar las situaciones más pesadas y desagradables de la vida, ¿no te parece?
Al fin y al cabo, ¡la Vida es un juego! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada